El teletrabajo ha sido considerado como una buena alternativa por la mayoría de los trabajadores en algún momento. No hay que usar tiempo de transporte (el cual es uno de los principales causantes de estrés), ya que esto mejora la calidad de vida, pues en el hogar tiene las comodidades según el gusto y elección de cada persona. Sin embargo, cuando la realidad se impone, y de una forma tan abrupta como en la que el COVID-19 se ha presentado, los beneficios del teletrabajo ya no están tan claros.

Como sabemos, muchas empresas que no lo habían implementado se han visto forzadas a tomar medidas en esta orientación para poder seguir con su actividad.

En el artículo anterior, mostramos uno de los puntos importantes a la hora de poder teletrabajar que es activar un recurso de comunicación eficiente para organizar reuniones y coordinar equipos de trabajo. Reafirmamos nuestras recomendaciones a la aplicación Zoom (gratuita), ya que creemos aporta grandes ventajas frente a la gran variedad de alternativas.

Ahora les traemos consejos que nos permitan una organización y optimización para realizar el trabajo que conocemos dentro de casa con todos los retos que implica:

1.- Divida la semana en objetivos

Cuando se teletrabaja, la calidad de vida mejora. El trabajo no tiene por qué triplicarse ya que se le debe dar el mismo manejo que si se estuviera en la oficina. Esto se traduce en tener un horario y cumplir objetivos semanales.

2.- Involucre a su familia en el cambio

Teletrabajar significa un cambio de vida no solo para el trabajador, sino para su familia o para las personas con quienes convive. La clave está en involucrarlos para que sean un apoyo en este nuevo proceso.

Es importante que los niños entiendan, en la medida de sus posibilidades, que esto no son unas vacaciones, sino una situación excepcional que debe repercutir lo menos posible en sus actividades diarias aunque ya no sea de la misma manera. Ellos haciendo sus deberes y estudiando y tú teletrabajando.

3.- Demuestre su madurez laboral

Estar conectado, contestar las llamadas, cumplir con las entregas, responder los correos, mantener el contacto con los jefes y compañeros.

Por último, aprovecha el final del día para organizar el día siguiente. De esta manera, podrás evitar pensar en qué actividades laborales y domésticas no debes dejar de cumplir, desde el desayuno hasta las coordinaciones importantes que debes realizar, en este sentido tienes que establecer prioridades entendiendo qué actividades son urgentes e importantes.

Esperamos que estas recomendaciones les sean de utilidad, en el Grupo EADEC, estamos capacitados para tener que realizar este tipo de trabajos remotos, tanto internas como con clientes y proveedores

¡Que tengan buen inicio de semana!

GRUPO EADEC

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar